Páginas vistas en total

jueves, 9 de noviembre de 2017

Papeles de Luciano.

Preocupaciones absurdas
Me levanto corro las cortinas no veo nada. Pienso y me interrogo: una de dos o la persiana sigue bajada o todavía no he abierto los ojos.  Veinte segundos levantado y debo ya posicionarme.
El pánico se apodera de mí. La sola idea de la gran cantidad de opciones por las que tendré que decidirme y optar hasta que vuelva a meterme en esta cama mía me deja paralizado.
Qué gran responsabilidad. Qué nervios. A cuántos favoreceré?  Y lo más terrible a cuántos perjudicaré?
Ha pasado ya un minuto y sigo de pie.
Inmóviles mi dilema y yo.
Menos mal que ha llegado mamá gritando:
 ¡ a desayunar, a desayunar hoy todos juntos que  es domingo y la mesa está servida!.
 Sacudo la cabeza doy unas palmaditas en mis mejillas y bendigo a mamá.
Aspiro el aroma ascendente del café.
Bajo las escaleras y la abrazo sorprendida.
Gracias mamá.
Muchas gracias.
………………………………………………………………………………………………………
luciano 2017

A un amigo.

Al amigo que viajó a las estrellas. Rafa
Hoy  te llamé
Pronuncié tu nombre
Miré a las estrellas
Y estabas tan lejano
Que no te escuché.
Te quise contar que
Seguimos estando  juntos
Comiendo, cantando y riendo
Recordando, recordando….
Por un momento te sentí  tan cerca
Que cerré los ojos
Y creo que te toqué
Te espero. Pósate cerca de Vega
Y házmelo saber.
Miraré, miraré….
Y cuando la lluvia me moje
Entonces sabré que lejos es cerca
Que en pensamiento
Contigo estaré.
Y en el pasar del tiempo
Para  siempre seremos
Compañeros de letras
Compañeros.
………………………………………………………………………………..
luciano

jueves, 16 de marzo de 2017

Los papeles de Luciano 8.



 La brevedad del nuevo rico.
           Cuando terminó la reunión, se quedó sólo. Estaba tan satisfecho, tan orgulloso que se tomó un trago tras otro hasta que sintió multiplicada su euforia. No era para menos. Acababa de  formalizar y firmar el contrato de su vida. Había transferido sus acciones obteniendo unas plusvalías del ciento cincuenta por ciento. Se podía considerar un nuevo rico. Decidió celebrarlo íntimamente y para ello no se le ocurrió nada mejor que un desfogue sexual, recurso habitual propio de su género. Buscó en las páginas del diario los anuncios calientes y escogió el que creyó más adecuado: mujer madurita, guapa, satisfago todo tipo de euforias, llámame al  contacto referenciado. Marcó el número desde su despacho y le citaron en media hora. Frente al espejo, se acicaló, se ajustó el nudo de la corbata y se dirigió caminando hacia la dirección que llevaba memorizada, calle Juanes, 32 principal. Desconocía el lugar exacto y aceleró los pasos temiendo retrasarse. Al llegar tocó el timbre, se abrió la puerta y en ese instante su corazón sufrió un revolcón. Se puso a latir alocadamente sin control, hasta que como pudo se sujetó sobre el marco de la puerta. Balbuceaba entre sus labios que no podía pasar lo que estaba pasando, no podía dar crédito a lo que veían sus ojos. Tenía delante a Margarita, su primera novia, su primer amor, lo que él más había amado durante siete años. Ella, pálida y sin poder articular palabra alguna tuvo arrestos suficientes para agarrarle del brazo y alcanzar juntos el sofá que presidía el salón. Dejaron pasar un buen rato y no hablaron, sólo miradas complacientes, arrepentidas, suplicando comprensión, haciéndose preguntas propias de la situación ¿Cómo es posible? ¿Cuánto tiempo llevas en esto? Con los años que han pasado sin saber nada de ti, vaya marrón, qué vas a pensar de mí.
           Lentamente fueron sobreponiéndose hasta que ella tomó la palabra.
           Hay que ver Loren, no has cambiado. Siempre arrepintiéndote de lo que haces. Sí, es cierto, es un marrón pero míralo de este lado, al menos no necesitamos presentación. Tú has venido a desfogarte y yo estaba aquí. No le des más vueltas. Habrá sido el destino.
          Sí, creo que es razonable. Y tú “Marga”, qué has sentido al verme?
          Cuando te he visto, el flash, la imagen que ha venido a mi mente ha sido la de la primera vez que nos conocimos en la Universidad. Cómo a partir de aquél día, mi mundo se paró y comenzó a andar en mí una nueva vida, un nuevo reto, estar siempre pendiente de ti, hasta que pasando los años, cuando más confiada estaba recibí un correo tuyo comunicándome que te había salido la oportunidad de tu vida que no podías dejar pasar y que estabas en un avión camino de Asia, Singapur, creo que decías y que ibas sin fecha de vuelta. Fíjate, siempre creí que la oportunidad de tu vida era yo. Me sentí noqueada durante un tiempo.
          “Marga” mira fijamente a “Loren”, se da un respiro y le anima: ahora háblame de ti, cómo te ha ido todo este tiempo? 
            Bueno, sí, primero quisiera pedirte disculpas por mi comportamiento canalla, cuando te he visto he querido desaparecer, no existir, me he sentido cobarde y rastrero. Estaba de celebración y no esperaba esta situación, me siento profundamente avergonzado. Perdóname, perdóname si puedes.
         “Marga” se levantó con brío del asiento, preparó dos copas al tiempo que lentamente comenzó a desnudarse con un movimiento sinuoso, sensual y provocador. Luego, acercándose a “Loren” fue despojándole de su chaqueta, su pantalón y su ropa interior. Mientras acercaba las copas, de pie y en toda su desnudez, “Marga” le lamió la oreja y sigilosamente deslizó su mano por la entrepierna susurrándole ¿dime, a qué te recuerda esto?
        Retozaron durante horas, bebieron, fumaron y esnifaron hasta perder el control, una, dos y hasta tres veces se hicieron el amor. Ella jadeaba, su respiración era por momentos acelerada, en la máxima explosión del placer. De pronto, “Marga” se frena, se para, está pálida, se ahoga, no puede articular palabras.
        “Loren” asustado se teme lo peor. “Marga” qué te sucede?, mírame, dime algo. ¡Oh Dios! No puede ser, esto no me puede estar pasando, por favor querida, no te me mueras. El miedo se apodera de “Loren“, grita desesperado, está noqueado. Sale de la casa y pide ayuda. Llaman al hospital y a los diez minutos “Marga” es trasladada en ambulancia.
        Es demasiado tarde. Ha sufrido una embolia cerebral y sólo pueden certificar su fallecimiento. A “Loren” le hacen preguntas y más preguntas, no puede responder a nada, no entiende el significado de las preguntas. Está aturdido. Pide que le ayuden a dormir y se lo suministran. Al despertar, todavía un poco insomne, le dicen que tiene que pasar por secretaría para documentar y tramitar todo lo relacionado con los hechos y personas involucradas en el suceso.
        Sin llegar a las cuarenta y ocho horas “Loren” va a saber que “Marga” estaba casada y que en la autopsia que le han practicado, se ha encontrado restos de semen. Estas noticias le hacen pensar y descartan sus planes de argumentar un encuentro casual.
          Transcurrida una semana, Loren mantiene una conversación de madurez con su esposa. Es consciente y sabe que no se le da bien envolver las conversaciones y confiesa con detalle todo lo sucedido. Repite convencido que solo pretendía “echar una cana al aire”.
          La familia de “Marga” ha exigido en el hospital que le den hasta el más mínimo de los detalles de lo que ha sucedido. Una vez recabada toda la información,  creen tener base jurídica para querellarse contra “Loren”. Máxime teniendo en cuenta que “Marga” tenía prohibido por prescripción médica la ingesta de alcohol y drogas.
          Pasado un mes Lorenzo G. Rivas- Conchante tiene dos querellas sobre la mesa de su despacho. Una de divorcio con petición de bienes y custodia de sus cuatro hijos, otra por intento de homicidio por suministro de alcohol y drogas.
        A pesar de contratar buenos y caros abogados “Loren” va a perder las dos querellas siendo consciente cómo de un plumazo se va a quedar sin familia, sin hogar, sin dinero y sin trabajo. Jura y perjura contra la vida, que no le dé la oportunidad de volver atrás y cambiar los acontecimientos. Está apesadumbrado. El mayor dolor se lo provoca la muerte de “Marga”. Se siente solo, se compadece y llora. En su interior sabe que no ha sido capaz de gestionar bien la suerte que le brindó su negocio.
        Treinta y seis meses más tarde, “Loren” ha cambiado de ciudad, vive con una nueva mujer en separación de bienes, no se ha casado, está prácticamente recuperado del “shock” producido por los acontecimientos y aunque carece de medios económicos suficientes, con los ahorros de su compañera ha comenzado a invertir con buenos resultados. Ahora es más prudente, ya no puede dejar de dibujar una sonrisa burlona cada vez que recuerda su brevedad como nuevo rico y cuando le proponen celebrar el éxito de alguna de sus inversiones, no deja de mirar a sus partes bajas y con una mirada picarona ordenarle al contenido: “tú ni te muevas”.
…………………………………………………………………………………………………………
luken.luciano   2017